Aplicaciones del ajenjo

El ajenjo es una planta utilizada por el ser humano desde los tiempos más remotos, habiéndosele adjudicado propiedades tanto curativas como místicas. Sus aplicaciones medicinales pueden ser muy efectivas y beneficiosas para el organismo, aunque no se debiera abusar de ningún tratamiento hecho a base de esta planta.

El ajenjo es un digestivo excepcional, teniendo en cuenta que la presencia de vitamina B6 y C promueven la secreción de bilis, ayudando a una mejor asimilación de los nutrientes que ingresan al organismo. Sus propiedades antiinflamatorias actúan también sobre el aparato digestivo, aliviando cualquier malestar y cortando diarreas.

Al mismo tiempo, se la puede usar como laxante. Esta planta estimula la diuresis, por lo que es muy recomendable a la hora de desintoxicar el cuerpo y suplir insuficiencias renales. Esto lo vuelve una buena opción para tratamientos cortos e intensos contra la gota, y otras enfermedades relacionadas con la retención de líquidos.

Es un buen emenagogo; es decir que promueve el vaciado del útero durante la menstruación. También funciona muy bien como antiséptico, desinfectando heridas, aliviando úlceras y eliminando parásitos intestinales u otro tipo de gusanos.

Entre sus aplicaciones destacamos como curiosidad que es el principal ingrediente del famoso licor de absenta, bebida que está prohibida en varias partes del mundo por sus efectos psicoactivos; y también del vermut, aunque en este caso su presencia pasa a segundo plano.